top of page

Autoconocimiento

¿Has intentado ir más allá de lo impuesto por los demás, por la narrativa colectiva?


¿De lo que se “debe” o “toca” hacer?


¿De los lugares que “hay que ir” ?


¿Ir/disfrutar de lo que verdaderamente te nace, te interesa o te llama la atención?


Para poder SENTIR lo que me llama, con lo que conecto y verdaderamente conocer mi esencia más auténtica (que por supuesto se que aún me falta un gran camino por recorrer) fue necesario primero reconocer que una gran parte de mi estaba determinada por los condicionamientos que había ido adquiriendo a lo largo de los años de mi entorno, familia, amigos, escuela, ciudad, país, etc y que solo conocía las capas más superficiales de mi personalidad.


Llegué a ese lugar después de haber tocado un fondo, por supuesto, en donde sentí que no me podía mover por el miedo al juicio, al “qué dirán”, a lo que “estaba bien”, a lo que “estaba mal”, a “no salirme del cuadro” para poder seguir siendo la “niña buena”.


Comencé por cuestionar la mayor parte de mi y elegir con qué me quedaba y que era hora de evolucionar. Este es un proceso que sigue continuamente.


Al principio conecté con seguir diferentes guías/maestros y la verdad me hacía sentir muy bien, sentí que avancé y al mismo tiempo me daba seguridad saber que había un “plan”, un “camino trazado” a seguir. Seguía en este terreno de seguir una línea y mientras no me saliera de allí, todo estaba “bien”.


Hoy después de un tiempo de liberar las primeras capas y de comenzar a descubrirme, me encuentro rodeada de personas que me invitan a ir una o varias capas más profundas para trascender ese “seguir una línea”. O tal vez sigue siendo seguir una linea pero ahora esa línea se llama AMOR, ACEPTACIÓN Y FLUIR.


Si bien yo creía que ya seguía esa línea, hoy me doy cuenta que había un grado de rigidez, de seguir cuadrada en seguir una u otra metodología. Y hoy, gracias a varias experiencias recientes, puedo reconocer esta invitación a fluir, a respetar, agradecer y sobre todo a honrar la forma y la velocidad en que las cosas suceden mucho más profundamente. Esto lo veo reflejado en mí, en lo que hago, en como me relaciono y por supuesto estoy en el proceso.


En mis acompañamientos seguía un paso 1, paso 2, paso 3, etc. Funcionaba de maravilla, tuve la oportunidad de presenciar cambios, transformaciones y expansiones hermosos, donde un cambio de perspectiva se transformaba en una vida mucho mas amorosa, compasiva y la persona trascendía una circunstancia, síntoma o “problema” para disfrutar más de su vida en plenitud. Y por supuesto siempre, cada persona que acompaño, me deja a mí también grandes pistas, guías, “aha moments”, sincronías para mi propia evolución.


Sin embargo, llegó un momento donde ese paso 1, 2, 3… ya no fluía igual y llegó el momento de soltar. Al principio con nervio, miedo e incertidumbre de no saber que iba a suceder. Y por supuesto, todo es perfecto, he experimentado una libertad dentro de las sesiones, me he permitido ser guiada y en vez de solo proponer, co-crear ese espacio de contención y acompañamiento junto con la persona que tengo frente a mí. Y una magia mucho más profunda ha sucedido.


¡Pum! Un mega recordatorio de ir más profundo para seguir soltando, seguir fluyendo y de que no hay “una linea” a seguir una vez que te has permitido conectar con y centrarte desde el AMOR.


Esto lo he visto reflejado en los demás aspectos de mi vida por que, por supuesto, la vida es una interconexión con el todo y el todo conmigo, así como la interconexión de todas las áreas de mi vida.


Y bueno esta reflexión, ¿a qué conclusión me lleva?


A responder las preguntas iniciales, hoy creo que empiezo a permitirme de una forma más profunda a atreverme a conocerme profundamente, a conectar con lo que deseo en el momento sabiendo que no es un “para siempre”, sino que mas bien es ir escuchándome constantemente, instante a instante, por que soy un ser en movimiento todo el tiempo en este baile con mi entorno.


Hoy abrazo esta invitación a soltar los ideales y las expectativas ajenas para ir a los lugares y disfrutar de lo que verdaderamente me nace, me interesa o me llama la atención, que me llaman a conectar con lo que realmente me hace sentir viva y plena, aunque no sea lo más popular en este mundo terrenal, pero que sí me lleva a conectar con las personas con las que coincido desde un lugar mucho más profundo y amoroso y a relacionarme con la naturaleza desde otro lugar.


Y así como conecto con esos deseos, mi medicina que puedo ofrecerle a mi entorno y mi luz, también puedo observar y darme cuenta de mi sombra, de todo eso que mi ego me ayuda a esconder. Así que el camino hoy es a ir más profundo también en esta aceptación de ese “lado oscuro” que es parte de mí y que hace que mi YO esté completo, abrazando mi humanidad. Esto me lleva un paso más cerca a convertirme también en mi propia maestra y guía sabiendo que esa sabiduría que me guía viene del AMOR, del la UNIDAD con el Gran Misterio, la Fuente, Dios.


Platícame, ¿cómo es tu proceso de autoconocimiento? ¿Te sientes identificado con algún aspecto de mi proceso?


43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page